De camello a león

Buenas noches a quien quiera que lo lea.

Hace dos años que hice mis primeras dos publicaciones aquí, con ilusión y ganas de decir un millón de cosas. Después… silencio.

Uno de los motivos principales ha sido el pudor.

Pudor de mi propia ignorancia. Vergüenza de no decir algo suficientemente bueno o cierto respecto a lo que todos nos merecemos. Ese pudor ha permanecido en mi y ha crecido por momentos dada la cantidad de información sesgada, incompleta o incierta que recibimos a diario desde mil plataformas a modo de arma automática.

No ha cambiado esta sensación, pero he llegado a entender que mi criterio limitado y desinformado nunca estará a la altura de mis propias expectativas ni a la altura que merecería cualquier lector. Mi s propias limitaciones hacen inviable un mensaje a la altura de cualquiera, y esto no cambiará.

El otro día acudí en busca de respuestas a la mayor cuna de conocimiento que he sido capaz de encontrar y asistí a una tertulia cuyo título leía “Las tres hermanas: la utopía, la ideología y la esperanza”. Son muchas las sensaciones que me llevé, y alguna idea que quiero compartir.

Por ejemplo, me di cuenta de forma muy palpable de como cada uno entiende lo que quiere frente a un mismo mensaje. Nuestra tendencia natural a quedarnos con el mensaje que queremos. Fue de nuevo una bofetada de realidad que recalcó mi sensación de limitación en mi criterio y el de cualquiera.

Personalmente encontré lo que buscaba. En la parte de la tertulia referente a la utopía, no escuché directamente pero sí entendí (o quise entender) que su límite clásico, definido ya en su propio nombre, quiere dejar de existir cuando se pronuncia en boca de grandes hombres. Don Ángel pasó por encima del concepto de ‘utopía realizable’ con la contrariedad contenida de D. Raúl por saber que la propia nomenclatura ya era en sí una paradoja. Finalmente me concluyó a la pregunta de ¿Dónde estaba la línea?: “Yo no soy un hombre de marcar líneas”.

El poso que quedó en mi sólo puedo traducirlo en que los límites de las utopías, fundamento de las ideologías, y horizonte de las esperanzas de las personas están tan cerca y tan lejos como las limitaciones que nuestro propio criterio, que nuestro propio entendimiento y que nuestro conocimiento nos permitan.

D. Ángel describió el paso durante su vida por tres etapas. En otra escala, y en el entendimiento de mis propias limitaciones, tal y como describió, te nace la sensación aunque cuesta reconocerla… Con toda la humildad siento, con inquietud de novato, que se abre el camino de camello a león.

Quehh noo!! Parece que si, pero …

Parece que si gente, por todos lados nos vemos bombardeados por problemas, injusticias e incompetencias tanto vitales como emocionales… Pero no es asi.

Abre los ojos y las orejas. Hay cosas geniales pero hay que luchar, no son faciles.

A veces incluso, la casualidad te da momentos de reinicio, en los que crres sin lugar a dudas que las cosas pueden ser diferentes… Porque si

20131025-005852.jpg